Actuación e Intervención Temprana.

Actuación e Intervención Temprana. 
La intervención temprana es el término usado para describir la estimulación que se le dan al niño/a en su desarrollo, generalmente desde el nacimiento hasta los 3 años. Esta estimulación temprana se deberá realizar de forma sistemática y reglada desde el mismo momento en el que se produjo la detección del problema.

El desarrollo lingüístico puede presentar una serie de disfunciones que repercuten en la adquisición y desarrollo del lenguaje, por lo que se hace necesario establecer como objetivos:
A) Crear necesidad comunicativa.
B) Estimular aspectos básicos en las conductas comunicativas orales: discriminación auditiva, praxias bucofaciales, respiración, producción fonológica, vocalización, incremento del vocabulario básico y coordinación morfosintáctica entre los elementos del discurso.
C) Alcanzar un lenguaje lo más inteligible posible.
D) Usar el lenguaje en diferentes contextos, para mejorar las relaciones interpersonales.
E) Implicación de la familia.

Debe ser lo más temprana posible. Esta estimulación temprana se deberá realizar de forma sistemática y reglada desde el mismo momento en el que se produjo la detección del problema.
El programa de intervención se realizará de forma individualizada, por lo que cada caso es distinto en todos los aspectos: nivel de competencia lingüística, motivación, estilo de aprendizaje, comportamiento,…

Intervención individual:

Se haría dos tipos de intervenciones individuales: conductual y lingüística.
1) Intervención Conductual: Es muy frecuente que el alumno no posea los repertorios básicos para acceder al aprendizaje, así esta intervención irá destinada a la implantación de estas conductas: atención, imitación y seguimiento de instrucciones.
2) Intervención lingüística:
A) Ejercicios de respiración y ritmo.
B) Ejercicios de discriminación auditiva.
C) Desarrollo fonológico.
D) Desarrollo sintáctico.
E) Desarrollo léxico y semántico.
F) Uso del lenguaje.

Intervención familiar:

La intervención en la familia estará orientada a modificar las conductas verbales y no verbales que interfieren en el desarrollo del lenguaje normal del niño, para ello se establecen los siguientes objetivos:
a) Información  a los padres.
b) Evitar actuaciones negativas hacia sus hijos (sobreprotección, abandono, rechazo, ansiedad de los padres,…).
c) Modificación de conductas lingüísticas (los padres deben proporcionar una mayor estimulación verbal).

Intervención con otros profesionales:

A través del programa de apoyo escolar se mantiene una buena coordinación con el logopeda del centro escolar en el que se encuentra escolarizado el chico y se realizan entrevistas periódicas para revisar el programa de logopedia.

Además en los cursos de formación al profesorado también informamos a los profesores, no solo logopedas, a cerca del trabajo que se puede realizar en el área del lenguaje, en la persona con síndrome de Down y otras discapacidades.
Esta intervención sobre los profesionales, también se realiza en los propios técnicos de la asociación, pues también ellos van a trabajar de forma directa con los chicos.

fuente: https://www.espaciologopedico.com Maria del Mar Carmona Rodriguez

2017-02-20T17:41:08+00:00