Ataque de pánico 2017-10-22T10:49:10+00:00

Tratamiento para ataques de pánico

633 57 92 22
Escríbenos

Psicoterapia para ataques de pánico

Un ataque de pánico es una episodio  donde la persona experimenta elevados niveles de angustia y ansiedad con intensos pensamientos aterradores de que algo grave puede ocurrir. Suele aparecer bruscamente y alcanzar su máxima expresión en los primeros 10 minutos.

Tal como indica Shirley Trickett (2009) en su libro “Cómo superar los ataques de pánico” las crisis de pánico se definen como «una respuesta agravada frente a un miedo irracional»

Actualmente no se conoce con certeza el origen de este trastorno de ansiedad, aunque hay algunos estudios donde se sugiere que ciertas características genéticas juegan un papel importante en el desarrollo de estos ataques.

La primera vez que una persona sufre un ataque de pánico (o crisis de angustia) suele tener una sensación de muerte inminente;  los síntomas son tan intensos y tan inesperados, que se produce una sensación de auténtico terror, confundiéndose en muchas ocasiones con un ataque cardiaco.

El ataque de pánico, suele ocurrir de forma brusca y repentina y los síntomas más habituales son:

  • Taquicardia o palpitaciones.

  • Sensación de ahogo.

  • Sudoración y temblores.

  • Dolor o molestia en el pecho.

  • Mareo, visión borrosa, inestabilidad o desmayo.

  • Sensación de irrealidad.

  • Miedo a morir, volverse loco o perder el control.

Dichos síntomas llegan a su intensidad máxima en poco tiempo, suelen ir acompañados de una sensación de peligro inminente y surge un deseo urgente de huir de la situación donde ha aparecido la crisis.

Las crisis de pánico aisladas son frecuentes en la población general. En la mayoría de los casos, quienes las experimentan no le dan mayor importancia.

Pero hay casos en los que estas crisis se dan de manera repetida, y van seguidas de :

  • Inquietud persistente por la posibilidad de tener otra nueva crisis.
  • Preocupación por sus consecuencias ( tener un infarto, etc).
  • Cambio en el comportamiento.

El circulo vicioso del pánico

Las crisis de pánico se producen al ponerse en marcha la reacción de alarma, es un mecanismo reflejo que tenemos para ayudarnos a ponernos a salvo ante una situación de peligro.

Lo que ocurre en una crisis de pánico es que esta “alarma” se activa sin que exista un peligro real, por lo que habitualmente las llamamos falsas alarmas.

Si al notar alguna de las sensaciones corporales mencionadas (palpitaciones, mareo,etc) piensas que va a ocurrirte algo terrible, te pones más nervioso, lo que provoca un aumento de esas sensaciones ( más palpitaciones etc ). En este punto interpretas que este aumento de sensaciones confirma tu interpretación de que algo terrible va a ocurrir. Y como consecuencia se produce una mayor activacion del sistema de alarma.

Por tanto, las reacciones iniciales que experimentas cuando sufres un ataque de pánico son normales, lo que ocurre es que si entras en el circulo vicioso creyendo que realmente estás en peligro acabas tú mismo provocándote una crisis de ansiedad.

Las crisis de pánico se producen al ponerse en marcha la reacción de alarma, es un mecanismo reflejo que tenemos para ayudarnos a ponernos a salvo ante una situación de peligro.

Hay tres tipos de crisis de pánico

  • Inesperadas: En este caso, el ataque no está parece estar relacionado con ningún estímulo. Aparece de forma espontánea, sin ninguna causa aparente (Ej. una persona puede estar en la cama, leyendo y sufrir un ataque de pánico)

  • Situacionales: La crisis la desencadena algún estímulo situacional. (Ej. una persona con fobia social puede sufrir una crisis, solo con pensar que al día siguiente tiene que exponer un trabajo en público)

  • Predispuestas: Son parecidas a las situacionales, pero aquí no tiene porque existir ninguna asociación con un estímulo. (Ej. una persona puede sufrir un episodio de pánico en unos grandes almacenes, de forma ocasional; a partir de aquí puede estar más predispuesta a padecerla cuando vuelva a un establecimiento de este tipo, pero esto no significa que esta crisis haya surgido por una situación de miedo).

¿Qué podemos hacer para manejar el pánico?

Una de las primeras cosas que intentamos explicar a nuestros pacientes en el Gabinete  es que el principal determinante de cualquier alteración emocional es nuestra forma de percibir las cosas. El pánico se produce y  mantiene por nuestras creencias catastrofistas. Por ello, el primer objetivo en terapia será aprender a identificar y modificar dichas creencias.

Llámanos

633 579 222

O escríbenos